Contratos de PEMEX terminaron en paraísos fiscales

Quito, 16 nov (La Calle). – De acuerdo con investigaciones periodísticas que empezaron en 2016, el dinero de los contratos de Petróleos Mexicanos (PEMEX) que funcionarios de los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto firmaron, terminaron en paraísos fiscales.

“El despacho legal Appleby, afincado en Bermudas, elaboró una propuesta para transferir a un fideicomiso los derechos de cobro del contrato con PEMEX para la renta de la plataforma Menadrill I. […] Como fideicomitentes –es decir, quienes transmitirían los derechos de cobro- aparecen ISO y Firstdrill, que son quienes obtuvieron el contrato con PEMEX, y como administrador o fiduciario el banco Scotiabank”, explican la investigación Bahamas Leaks

Un fideicomiso

La beneficiaria del fideicomiso es la empresa Menadrill Investment Holding Company I Limited (MIHC 1) con domicilio en Irlanda, pero relacionada a otra empresa con nombre parecido en las islas Caimán. “El domicilio que aportó la compañía MIHC 1 está en un edificio a la orilla del río Liffey, en Dublín, y corresponde al despacho de abogados Walkers, especializado –al igual que Appleby- en la creación de empresas offshore en paraísos fiscales”. Nadie sabe la identidad de sus dueños.

Los beneficiarios

Los beneficiarios del gran negocio de PEMEX en países con ventajas fiscales eran cercanos a Fox y Peña Nieto. Sus nombres aparecen en los Pandora Papers. Armando Yanez Ozuna, Fabián Narváez Tovar y Ramiro García Vargas, que acudieron a fideicomisos y apoyo jurídico para llevar dinero a paraísos fiscales. Montos que eran resultado de los negocios de PEMEX.

Corrupción

En el sexenio de Felipe Calderón, PEMEX asignó contratos de renta de plataformas marinas por 16 mil millones de pesos (unos USD 1.000 millones) a dos empresas ‘hechizas’ ligadas a personajes del PAN, revelan documentos del Paradise Papers.

En el caso de Vicente Fox, su vinculación con los paraísos fiscales data de inicio del 2000. Según la información desclasificada por los Panamá Papers (2017), el exmandatario tendría empresas en paraísos fiscales como Panamá, Islas Caimán, Islas Vírgenes, Anguila, Chipre, Suiza, que sirven principalmente para administrar sus enormes fortunas.

Tanto en el período de Fox como en el de Calderón y Peña Nieto se crearon estas empresas para firmar contratos con PEMEX y crear una estructura offshore que sacaba esos dineros del país para beneficio de los funcionarios.

Lo último