Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Condenados los asesinos de Víctor Jara a 50 años del crimen

Quito, 28 ago (La Calle).- A puertas de cumplirse 50 años del golpe de Estado en Chile contra el gobierno de Salvador Allende, el 11 de septiembre de 1973, se ha dictado sentencia definitiva en contra de los siete exmilitares que participaron en el asesinato del cantautor chileno Víctor Jara.

La Corte Suprema de Justicia chilena ha declarado a los exmilitares como autores del secuestro calificado y homicidio calificado de Jara, quién fuera liquidado a balazos y golpes el 16 de septiembre de 1973 en el estadio Chile, hoy llamado Víctor Jara.

Al cantautor lo asesinaron junto a Littré Quiroga, director del Servicio Nacional de Prisiones durante el gobierno de Allende. Ambos murieron apartados del grupo de prisioneros, agonizando en un camerino.

Los hechos

A Víctor Jara lo detuvieron el 12 de septiembre del 73, un día después del golpe liderado por el general Augusto Pinochet y trasladado al estadio, donde encerraron y torturaron aproximadamente 2.000 partidarios de Allende.

Los militares se ensañaron de forma cruel con Jara y Quiroga. El cantautor tenía 56 fracturas óseas y 44 balas en su cuerpo y su compañero, 47 fracturas y 23 balazos. Arrojaron sus cadáveres a un lote baldío cerca de la línea férrea en las inmediaciones del Cementerio Metropolitano, el 16 de septiembre.

Los condenados

De acuerdo con el fallo, que fue unánime, fueron condenados los exmilitares Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase Mazzei, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana y Hernán Chacón Soto a penas de 15 años y un día de presidio en calidad de autores de los homicidios. Además, a 10 años y un día como autores de los secuestros calificados. En tanto, el exoficial Rolando Melo Silva fue sentenciado a 5 años y un día, y a otros 3 años y un día de cárcel, como encubridor de los homicidios y los secuestros, respectivamente, informó diario El País.

La sentencia con respecto a Víctor Jara indica: “las agresiones tuvieron como principal aliciente la actividad artística, cultural y política del mismo, estrechamente vinculada al recién derrocado Gobierno”. El artista sufrió “torturas físicas, siendo los golpes más severos, aquellos que recibió en la región de su rostro y en sus manos. Ambas víctimas fueron objeto de patadas, golpes de puño y golpes de culata con armas”. (MIB)

Publicidad