Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Con risas recibieron los economistas la idea de regresar al patrón oro de Abad

Quito, 13 sep (La Calle).- Para nadie es un secreto que las declaraciones de la candidata a la Vicepresidencia, Verónica Abad generaron confusión y malestar en los ecuatorianos y su “alternativa” del patrón oro no fue la excepción.

El pasado 11 de septiembre, Abad comentó que lo mejor que le puede pasar al país es regresar al patrón oro -un método que se erradicó en 1971- porque la dolarización provoca que seamos dependientes de Estados Unidos.

Abad cuestionó que las personas pretendan continuar en la dolarización cuando según ella se “pueden hacer las cosas bien con el oro”.

Despiértese, señora…

Los economistas Wilma Salgado, Pablo Dávalos y Segundo Camino señalaron que es algo inviable y que no puede ser aplicable en el país. Para Salgado, eso demuestra “el pensamiento ultra conservador” de Abad.

Enfatizó que si eso llegase a pasar en Ecuador, otros países se llevarían todo el oro, dejaría de circular y nuevamente dependeríamos del dólar.

“Lo único que hace es mostrar su postura conservadora ante el manejo económico. Eso no es más que un sueño porque no alcanza para más”, dijo.

Además, advirtió que el oro puede y va a tener fluctuaciones (variaciones) así como pasa con las monedas en todo el mundo.

De la misma manera, Dávalos apuntó que “desde hace 50 años, la humanidad dejó de lado ese sistema” porque se dio cuenta que la sociedad produce ganancias a grandes escalas que no pueden solventarse con el oro.

Recalcó que la mayoría de bancos establecen el “dinero fiat” que se trata de la emisión monetaria de acuerdo a la programación económica basada en el Producto Interno Bruto (PIB) y las metas de inflación.

“Es imposible regresar al patrón oro o al trueque. Eso es el claro ejemplo de la falta de preparación, conocimiento y asesoramiento de los personajes políticos para decir cosas alejadas a la realidad del mundo y el país”, repitió.

¿Más oro, de dónde?

Salgado mencionó que si desea implementar esta idea equivocada las autoridades deberían extraer todo el oro que el país tenga. Sin embargo, detalló que el impacto en la economía sería brutal, pues el país necesita inversiones productivas que generen empleo y producción.

Por su parte, Dávalos y Camino apuntaron que la cantidad de oro que almacena el Banco Central del Ecuador (BCE) no podría sustentar ni medio día las transacciones comerciales que realiza el país.

Camino resaltó que el BCE debería soltar todas las reservas internacionales de oro y los depósitos para transformarlas en divisas y generar acuerdos internacionales. No obstante, “eso no alcanzaría nunca”, argumentó.

“Nos tocaría intercambiar bienes con kilos de oro y tramitar el comercio en ese sistema. Eso sería una locura porque cada país gestiona sus divisas y tienen tipos de cambios flexibles”, expresó.

Además, explicó que el Banco tiene una capacidad limitada en la política económica del país, por lo que ese proceso complicaría más las cosas. La entidad se enfrasca en mantener la política fiscal junto al Ministerio de Finanzas, Aduana, Servicio de Rentas Internas y Secretaría Nacional de Planificación.

Verónica Abad en Foro Liberal.

Un recorrido por el mundo del patrón oro

Este sistema fue utilizado por poco tiempo en el mundo, pues la producción del oro en las minas no fue suficiente para solventar las operaciones económicas que se realizaban.

En 1945, el acuerdo de Bretton Woods dictaba que todo país, miembro del Fondo Monetario Internacional (FMI), obligaba a mantener un tipo de cambio fijo frente al dólar. Es decir, podían intercambiar el dólar por oro. En aquel entonces, Estados Unidos almacenaba la bóveda más grande de oro.

Sin embargo, el expresidente estadounidense, Richard Nixon suspendió este acuerdo en 1971. La economía de EE.UU. presentó un déficit comercial que afectó gravemente a las reservas estadounidenses.

“En 1976 Nixon dijo ya no más, no tengo dinero. Tiempo después se utilizaron las monedas fiduciarias, que se basa en la fe de la comunidad. Ya no se respaldaba con metales preciosos, solo con la promesa de pago”, indicó Salgado. (N.J.C)

Publicidad