Con 18 muertos a cuestas por Covid-19, gobierno prefiere pagar la deuda externa

Quito, 23 mar (La Calle).- Ecuador pagará la deuda externa a pesar de la crisis. Así lo comunicó el ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez. Aunque aplazar su pago fue un pedido de varios sectores económicos, sociales y políticos, el Ejecutivo decidió la deuda externa es prioritaria.

Durante la mañana del 23 de marzo de 2020, todas las bancadas legislativas de la Asamblea Nacional firmaron un documento para exigir que el Ecuador suspenda el pago de la deuda externa y expertos económicos sugirieron lo mismo. Las organizaciones sociales también sugirieron que este monto sea destinado al área de salud, afectada por la emergencia sanitaria de coronavirus (Covid-19).

Sin embargo, el Ejecutivo, encabezado por el presidente Lenín Moreno, priorizó el pago de deuda frente a la inyección de recursos para los afectados por el virus.

Por eso, “el Ecuador hará el pago del capital de los bonos 2020 que vence mañana”, dijo Richard Martinez, quien no detalló que el monto asciende a los USD 300 millones. Además, indicó que el Ecuador continuará con el pago de todos los bonos de deuda externa que, juntos, alcanzan los USD 540 millones.

La justificación del gobierno es que estos pagos permitirán que el país vuelva a endeudarse por USD 2.000 millones con los organismos multilaterales. La única prórroga que consiguió el Ejecutivo fue la del periodo de gracia de los intereses de la deuda que estaban previstos pagar esta semana por USD 200 millones. De ese monto, USD 50 millones serán desembolsados este 24 de marzo al área de salud.

Aportes al sector salud

La crisis sanitaria que vive el mundo fue una de las razones para que Ecuador requiera otra deuda más. A pesar de que, en un inició la expectativa era que llegue hasta los USD 80 millones, Martínez puntualizó que en realidad serán USD 100 millones.

El monto, que servirá para mitigar la primera fase de la emergencia sanitaria, se obtuvo desde el Banco Mundial, que entregó USD 26,3 millones; el Banco Interamericano de Desarrollo prestó USD 25 millones; y el Banco de Desarrollo de América Latina-CAF que otorgó USD 51 millones.

USD 35 millones serán destinados para equipamiento e infraestructura médica, USD 23 millones a medicamentos, USD 32,8 millones a dispositivos médicos y otros apoyos médicos contarán con USD 1,7 millones.

Lo último