Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Cayambe, los encantos de un Pueblo Mágico (1/2)

Quito, 24 jun (La Calle).- Desde el 26 de febrero de 2021, Cayambe es considerado un Pueblo Mágico por sus espectaculares paisajes, rutas turísticas, relevancia histórica y riqueza intercultural.

Ubicado al norte de la provincia de Pichincha y a una hora de Quito, este cantón ofrece varios sitios turísticos para quienes le den una oportunidad a sus encantos. A continuación, algunos atractivos que ecuatorianos y extranjeros pueden disfrutar a su paso:

Restaurante Guarango Zero

Cayambe es conocida a nivel nacional por su producción de bizcochos, es su producto estrella. Si llega a la mañana, el visitante puede iniciar su día con un tradicional desayuno cayambeño. Y qué mejor que sea en el restaurante Guarango Zero, ubicado en San Luis de Guachalá, en los alrededores de la Bola de Guachalá.

Allí se puede degustar este deliciosa comida que se compone de bizcochos, queso de hoja y una taza de café con leche. Además, este plato se acompaña de un vaso de jugo de fruta (ya sea de tomate de árbol o naranja) y un par de huevos revueltos con jamón y una pizca de hierbas.

La experiencia en Guarango Zero es única, no solo por su deliciosa comida, sino también por el establecimiento. Tiene un toque rústico y hogareño. Una combinación agradable entre amarillo y marrón. La mayoría del lugar se compone de madera: su piso, columnas, mesas, sillas, puertas e inclusive el techo.

Roberto Yánez y su esposa Helen son los propietarios de este acogedor sitio. Ellos señalan que sus platos son orgánicos, sus hortalizas y demás ingredientes vienen de huertos que no implementan químicos. Guarango también sirve yahuarlocro, caldo de pata, locros de cuero o de queso, carnes, lomo fino, trucha y pollo.

Foto: John Freddy Ramírez

Museo Solar

Otro destino es el imponente Museo Solar Quitsato, o también conocido como el Museo de la Verdadera Mitad del Mundo. Está a unos metros del Guarango Zero, al pie de la carretera panavial. Es un espacio para conocer los antecedentes geográficos, históricos y astronómicos de Los Andes Ecuatoriales. Se compone de cinco lugares que atiende todos los días:

La primera parada es el Museo de los Andes, el cual es un recorrido para comprender la identidad ecuatorial del país. Cristóbal Cobo, director del museo, explica que es el único espacio que estudia la Línea Ecuatorial. Además, expone que en este punto se dieron las misiones geodésicas francesas, se registran templos de las primeras civilizaciones y ayuda a entender el papel de las montañas para este complejo.

Se continúa con el Museo Cultura Solar. Aquí se muestra el funcionamiento de los solsticios y equinoccios y su importancia; la posición del sol y su influencia en las cosechas de las culturas. Luego está el Reloj Solar, es decir, la Verdadera Mitad del Mundo. Es un monumento del Instituto Geográfico Militar y la Sociedad Nacional de Topógrafos de los EE.UU. Su latitud es 0°0’0.

La cuarta sala es el Jardín de Agaves, el primero y único en especializarse en este tipo de plantas de Sudamérica. Hay más de 87 diferentes tipos y 280 especies. Finalmente, el Ecuacospe es un recorrido donde la Línea Ecuatorial se une entre el cielo y la tierra. Además, demuestra la correcta forma de ver el planeta Tierra y la ubicación de las estrellas. El museo dispone de productos para aprender y estudiar la Línea Ecuatorial.

La Casa del Venado

Para finalizar esta entrega, la Casa del Venado es uno de los parajes más conectados con la naturaleza de Cayambe. Está ubicado en la Panamericana Norte, en el Kilómetro 70 en relación a Quito. Es un espacio libre y verdoso para los animales de la zona. Como su nombre lo indica, es el hogar de 57 venados de tres subespecies (peruano, de páramo y virginiano).

Julio Villalba, dueño del terreno, inició el hábitat hace más de una década y media. No fue su propósito hacerse amigo de estos animales, pero con el tiempo lograron una conexión increíble. En 2006, la Casa se oficializó como zoocriadero con un venado herido. Villalba adecuó el terreno; cercó la zona para no permitir el paso de los perros y así más venados y especies bajaron de las altas tierras.

Ahora es la vivienda de emúes, pavos reales, conejos, vacas, ovejas, llamas, alpacas, pericos, faisanes, ninfas, cacatúas y patos. También hay gallinas, pero estas sirven de alimento para los halcones.

En la Casa del Venado, el turista puede alimentar a los animales, pues son muy amigables. Puede darle de comer zanahoria, verde y otros vegetales a los venados, conejos y emúes.

Publicidad