Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Caso Villavicencio: presunto conflicto de interés y corrupción de farmacéuticas

Quito, 29 ago (La Calle). – El asambleísta Fernando Villavicencio es el protagonista de dos presuntos actos de corrupción, según una publicación del portal EcuadorLeaks que visibilizó el periódico digital El Venezolano News de Miami.

El diario informó que no tenía forma de corrobar lo que la entrada del blog decía. Radio La Calle revisó las páginas de la Superintendencia de Compañías y otras entradas para informarles qué hay de cierto en el caso Villavicencio. Esto es lo que sabemos hasta ahora

Conflicto de interés

Tres candidatos para asambleístas de la Alianza Honestidad conocían o tenían relación con Fernando Villavicencio. Bryan García Andagama, presidente de la empresa Biotecnología y medicina BIOAMIGA fue candidato a asambleísta nacional.

Su hermana Nicole García es accionista de la compañía, mientras que Celia Andagama Cadena, la accionista es hermana de Sandra Andagama, quien fue candidata suplente para asambleísta nacional. Adriana Mateus fue candidata a asambleísta nacional y es key account manager (KAM) institucional de Bioamiga.

La relación de Villavicencio con Bioamiga, según el artículo, se remontaría a que Villavicencio tuvo información de casos de corrupción de farmaceúticas a través de Bioamiga y ADNFARMA y cuando ya obtuvo su curul en el Legislativo, habría denunciado a otras farmaceúticas de la competencia para beneficiar a los dos empresas conocidas. Si bien esta parte que señala el artículo no se puede probar. Lo cierto es que Bioamiga y ADNFARMA si se beneficiaron en las compras públicas y engañaron al sistema.

Compras públicas y sobreprecios

En octubre de 2019, el Centro de Salud tipo A de El Coca del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) realizó un concurso de adquisición de fármacos en la modalidad de subasta electrónica inversa, es decir cuando el pujante ofrece una cifra menor al límite.

El Centro de Salud otorgó el concurso a ADNFARMA por USD 20.050. Según la Superintendencia de Compañías, el gerente general de la empresa es Bolívar Duque, el mismo gerente general de Bioamiga. Además, ambas se encuentran en el Pinar Bajo en la misma calle y con el mismo número de domicilio.

Por lo que, en la subasta, no importaba el resultado, ya que ambas empresas, relacionadas entre sí, fueron las únicas que postularon. Sin competidores se crearía un perjuicio al Estado.

En otra subasta para adquisición de fármacos para la Dirección Distrital 07D04 Balsas – Marcabeli – Piñas, participó Bioamiga y Tepro. En este caso para asegurarse el puesto, el gerente Duque envió una proforma con precio y Osiris Farma envió otra con un presupuesto referencial sustancialmente más alto.

Osiris es el nombre comercial de la señora Sofía Araceli Baldeón Moreno, y tiene como actividad comercial “Venta al por Mayor de Productos de Limpieza” Baldeón es gerente de Marketing de Bioamiga, lo que demuestra otro perjuicio al Estado en la adjudicación de la subasta.

Sobre si Villavicencio recibió el 6% por estos negociados y si su familia está involucrada en este posible delito no hay certeza total. Puede leer todo el artículo aquí:

Lo último