Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Brasil y Argentina regresan a la Unasur

El anuncio de Lula de retornar a este bloque podría ser visto como un intento de cooperación política entre varios países del continente. Aunque la Unasur nació buscando hacer de Latinoamérica una región capaz de competir en el escenario internacional, poco a poco sus miembros y las crisis políticas de las naciones dificultaron esta tarea.

Brasil anunció oficialmente su retorno, después de cuatro años, a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) según informó este viernes la Cancillería brasileña. El bloque que nació en 2008 impulsado por el gigante suramericano, fue objeto de varias críticas y en 2019 perdió a dos de sus miembros más importantes: Brasil y Argentina.

El presidente de aquel entonces, Jair Bolsonaro, se retiró del bloque aludiendo a una crisis dentro del grupo. Vale la pena recordar que en 2019, la Unasur no pudo encontrar un país que presidiera la organización y conforme pasaba el tiempo varios Gobiernos decidieron retirarse, entre ellos Colombia.

“En un momento de retomada de sus principales alianzas internacionales, Brasil volverá a formar parte de la Unasur”, mediante un decreto firmado la noche del jueves por el presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, comunicó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El decreto que promulga el Tratado Consultivo de la Unasur, que coloca al país “de regreso al grupo creado en el segundo mandato del presidente Lula”, comenzará a regir a partir del 6 de mayo, apuntó el comunicado.

Argentina se suma

“Así como Brasil, Argentina también anunció que volverá al bloque”, que después de tener a todas las doce naciones suramericanas en 2010, actualmente solo cuenta con Bolivia, Guyana, Surinam y Venezuela, además de Perú, que está suspendido, recordó la Cancillería.

El objetivo de la Unasur, citó Brasil, “es fomentar la integración de los países en un modelo para integrar las dos uniones aduaneras que existen: el Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) y la CAN (Comunidad Andina de Naciones)”.

Pero esa integración, “además de la esfera económica”, debe darse “para alcanzar otras áreas de interés, como la social, cultural, científico-tecnológica y política”, añadió el comunicado. El pasado 23 de marzo, en Santo Domingo, el canciller brasileño, Mauro Vieira, había afirmado que su país quería “relanzar con nuevas bases” la Unasur, organización abandonada en el último lustro por la mayoría de países que la acusaban de estar ideologizada.

“La Unasur desempeñó un papel importante y vale la pena el esfuerzo de su relanzamiento con nuevas bases. Y esas bases incluyen el resultado del diálogo con los países miembros, para que todos consideren el formato adecuado. Vamos a trabajar en ese sentido”, adelantó Vieira en entrevista telefónica.

El bloque nació en 2008 impulsado por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y Lula.

En 2017 entró en crisis, cuando los doce países miembros no pudieron ponerse de acuerdo sobre un nuevo secretario general, situación que se agravó por las posiciones encontradas sobre la crisis venezolana.

La situación se tornó más crítica cuando, en 2018, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú, con Gobiernos de centroderecha, encabezados por el entonces mandatario brasileño Jair Bolsonaro, suspendieron su participación y financiación.

Redacción: El Espectador / Mundo / EFE / AFP

Publicidad