Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Asamblea aprobó el TLC con China, un negociado de Lasso

Quito, 7 feb (La Calle).- Con 76 votos afirmativos, 23 negativos y 35 abstenciones, el Pleno del Legislativo aprobó el Tratado de Libre Comercio con China, un acuerdo que fue pactado por el gobierno de Guillermo Lasso en mayo del 2023.

Después de varios meses, la Asamblea tomó una resolución definitiva respecto al Tratado de Libre Comercio con China. El Pleno debatió diversas opiniones respecto a este acuerdo negociado por el gobierno de Guillermo Lasso.

Antes de la sesión, el presidente del Legislativo, Henry Kronfle, convocó a los medios de comunicación para exponer los puntos favorables de este acuerdo. Al conversatorio acudió la ministra de Producción, Sonsoles García, quien manifestó que el TLC beneficiaría a la economía ecuatoriana y generaría 50 mil empleos. Además, resaltó que existen 822 productos excluídos por lo que no existiría un daño a la producción nacional.

Respecto al daño medio ambiental, la titular de la Cartera de Estado destacó que el Ecuador tiene filtros normativos para impedir que se convierta en el basurero del mundo, sin embargo, no aclaró las claúsulas del negociado en torno a este tema.

Por su parte, el exministro de Comercio Exterior, indicó que los chinos fueron muy generosos con este acuerdo. Resaltó que él conoce muy bien a las personas que negociaron este acuerdo y los calificó de “patriotas”.

Kronfle también se mostró a favor de esta iniciativa y dijo que al no aprobarse el TLC, el Ecuador le daría un mensaje negativo a los demás países para generar negociaciones. De igual manera, destacó que este es un tema técnico más no ideológico.

Los desacuerdos

De acuerdo a la crítica de la Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos, este tratado enriquecerá a los grandes grupos de poder económico, especialmente a la agroindustria exportadora. En este sentido, los campesinos y pequeños emprendimientos serían los principales afectados.

No obstante, la preocupación más grande es la afectación ambiental. Parte del trato sería convertir a Ecuador en un “basurero”, pues el país recibirá toda clase de desechos por cinco años, entre ellos residuos químicos y farmacéuticos.

“La gente que negocia por parte de Ecuador es gente que no ama a su país”, dijo la asambleísta Esther Cuesta.

En términos ambientales, el TLC violaría el Convenio de Basilea y sus enmiendas, comprometiendo a Ecuador a cesar el comercio transfronterizo de desechos. El pasado noviembre del 2023 movimientos ecologistas presentaron un recurso de amicus curiae para frenar este acuerdo. (AGM).