https://www.dw.com/image/55081966_401.jpg

Quito, 10 oct, (La Calle).- La portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia, Shushán Stepanián, acusó a Baku de violar el alto el fuego en Nagorno Karabaj pasados apenas varios minutos desde que entró en vigor al mediodía local de este 10 de octubre; informó la cadena Sputnik News.

Horas antes, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, anunció que sus pares de Armenia y Azerbaiyán —Zograb Mnatsakanián y Ceyhun Bayramov— tras diez horas de consultas en Moscú acordaron un alto el fuego humanitario en Nagorno Karabaj a partir del mediodía del sábado.

«Ignorando el alto el fuego humanitario declarado el 10 de octubre a partir de las 12.00 [GMT+4], las unidades azerbaiyanas a las 12.05 atacaron la zona de Karajambeili. El Ejército de Defensa de Nagorno Karabaj está haciendo lo necesario para atajar el ataque enemigo», escribió Stepanián en Facebook.

Armenia también viola el régimen de alto el fuego

También desde el Ministerio de Defensa azerí señalaron que las fuerzas armenias atacaron dos localidades en la línea de contacto; esto en Nagorno Karabaj en violación del armisticio.

«Armenia viola de forma descarada el régimen del alto el fuego», declaró el organismo militar azerí. También aseveró «que todas las agresiones del enemigo fueron rechazadas por nuestras unidades militares».

A su vez, el canciller armenio, Zograb Mnatsakanián, declaró que los acuerdos sobre un alto el fuego en Nagorno Karabaj tienen por objetivo garantizar un cese de las hostilidades estable.

«Una tarea importantísima, que deriva de estos acuerdos, es consolidar el alto el fuego, los mecanismos que garanticen el alto el fuego y excluyan una reanudación de estos procesos [las hostilidades]», dijo Mnatsakanián a la televisión armenia.

El canciller armenio enfatizó que los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE «siguen siendo el único formato reconocido a nivel internacional para llevar a cabo las negociaciones y el proceso de paz»; «ninguna otra potencia, en particular Turquía», que es miembro del Grupo de Minsk, «no puede desempeñar papel alguno».

El Ejército de Defensa de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj recibió la orden de cesar el fuego. Esto, en virtud del armisticio que entró en vigor oficialmente al mediodía (GMT+4) del 10 de octubre.

«Se ordenó cesar el fuego a las unidades del Ejército de Defensa de Karabaj»; declaró la portavoz del Ministerio de Defensa armenio, Shushán Stepanián, citada por el centro de información Artsaj.

La respuesta

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Defensa armenio, Artsrún Ovanisián, anunció que minutos antes Azerbaiyán atacó con cohetes la ciudad armenia de Kapán cerca de la frontera con Nagorno Karabaj «provocando muertos y heridos».

El organismo castrense azerbaiyano desmintió de inmediato estas informaciones. Declaró que «los informes de la parte armenia sobre el presunto ataque que hubiera provocado muertos y heridos son una mentira y una provocación del enemigo».

Minutos más tarde Ovanisián se rectificó al señalar en su cuenta de Facebook que «el ataque [azerbaiyano] no alcanzó Kapán sino otra zona» en sus inmediaciones y provocó un muerto.

A su vez, el presidente de Armenia, Armén Sarkisián, expresó la esperanza de que el cese al fuego humanitario en Nagorno Karabaj allane el camino hacia la reanudación del proceso de paz en la región.

«Espero que la tregua marque el regreso al proceso de paz», dijo Sarkisián citado por su oficina.

El mandatario armenio agradeció a los líderes de Rusia, Estados Unidos y Francia, Vladímir Putin, Donald Trump y Emmanuel Macron, su mediación y apoyo.

Turquía

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Turquía afirmó que el alto el fuego representa un paso importante; pero no puede sustituir una solución a largo plazo del problema.

«Azerbaiyán brindó a Armenia la última oportunidad de abandonar sus tierras ocupadas; el alto el fuego decretado a fin de facilitar el intercambio de prisioneros y la retirada de los cuerpos de los perecidos, es un primer paso importante; pero no puede sustituir una solución duradera del problema», declaró la Cancillería turca.

Turquía, afirmó, «apoyará la solución que resulte aceptable para Azerbaiyán».

Una nueva escalada de hostilidades, sin precedentes desde la guerra de 1992-1994, estalló en Nagorno Karabaj el pasado 27 de septiembre; con Armenia y Azerbaiyán lanzándose acusaciones mutuas de haberla provocado.

La autoproclamada república de Nagorno Karabaj denunció ataques de la artillería azerí contra varias localidades incluyendo la capital, Stepanakert.

Rusia, Estados Unidos y Francia instaron a poner fin de inmediato a las hostilidades en Karabaj y a reanudar el diálogo sin ningún tipo de precondiciones. Estos tres países son copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE encargado de solucionar la inveterada contienda que lleva ya más de tres décadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *