- Publicidad -spot_img

Arauz y Lasso, dos propuestas en deuda con la cultura

-

- Publicidad -

Roger Gutiérrez, redactor

Quito, 07 abr (La Calle).- El campo de la cultura es un espacio olvidado por los candidatos de la segunda vuelta para las elecciones presidenciales 2021 – 2025.

Las votaciones de la segunda vuelta serán el domingo 11 de abril y la cultura sigue siendo un tema relegado. ¿Sabe usted cuáles son las propuestas de los candidatos Guillermo Lasso y Andrés Arauz para reactivar el sector cultural? A continuación, lo analizamos.

Andrés Arauz

El candidato de Unión por la Esperanza alianza 1-5 (UNES), propone en su Plan de Gobierno, la “Justicia decolonial, plurinacional e intercultural”, un breve análisis crítico sobre la situación del sector cultural en el gobierno actual.

El candidato sostiene que “este proyecto nacional, monolítico y excluyente, se ha recreado desde una matriz cultural demarcatoria y jerárquica tanto en el nivel de la gestión pública y la representación política…”. Ese es el diagnóstico que hace Arauz junto a su equipo de trabajo del ámbito cultural.

En primer lugar, manifiesta que se debe “descentralizar la Casa de la Cultura Ecuatoriana”; luego implementar el Sistema Nacional de Cultura para articular un Sistema Integral de Información Cultural con el Sistema Nacional de la Memoria.

Propuestas

  • “Cada Núcleo recibirá un presupuesto en relación con el desarrollo de sus capacidades, las poblaciones a las que atiende, los proyectos que genera”.
  • “Se debe complementar el rediseño del Sistema de Fomento y Protección de las Culturas desde el ex IFAIC (incluidos los fondos concursables)”.
  • “Establecer el Estatuto de Artistas para proteger a quienes trabajan en la cultura y hacer sostenible su trabajo”.
  • “Se establecerá un Consejo Cultural Ciudadano para definir el impacto transversal de la cultura en el país”.

Análisis de la propuesta

El periodista y docente universitario Oscar Maldonado comenta que la cultura “ha tenido escueta atención en los planes de gobierno de los candidatos a la presidencia” y que las propuestas de Andrés Arauz para el sector cultural «no son profundas».

La ex subsecretaria de Memoria Social, Ivette Celi, afirma que «existen algunas falencias en las propuestas de los dos candidatos presidenciales». Manifiesta también que «el sector cultural ha sido el más afectado en esta pandemia».

Celi expone tres puntos fundamentales que necesita la Cultura en Ecuador. «La reinstitucionalización del sector cultural, la reactivación cultural con recursos económicos y autonomía en la toma de decisiones sin participación de la política partidista».

La periodista y docente, Ivanova Nieto, comenta que las propuestas «son muy generales y no hay explicación ampliada de las líneas propuestas». Además, manifiesta que «a la cultura se la sigue pensando como si solo se tratase de espectáculos, la cultura se relaciona con prácticas culturales, con las lenguas y otros tópicos, que no tratan en ninguna propuesta presidencial».

Guillermo Lasso

El candidato de la lista Alianza 21-6 (CREO-PSC), también tiene una propuesta en el ámbito cultural dentro de su Plan de Gobierno. En primer lugar, explica los antecedentes de lo que considera una “escasa ayuda estatal en la cultura”. Su idea es reactivar al sector cultural desde las nuevas tecnologías como industrias creativas y la libertad de innovar.

Afirma que el arte y la cultura ha sido “un sector olvidado y ahogado en los aranceles”, además de una “obstrucción a la participación privada en las industrias creativas”. Otro problema que detecta son los altos impuestos para la “importación de productos audiovisuales».

Propuestas

  • “Es indispensable tomar acciones de fondo para rescatar y fomentar las actividades culturales y de la economía naranja”.
  • “Una economía naranja plantea un modelo sostenible, con industrias de alto valor agregado y bajo impacto ambiental, altamente adaptables y poco sensibles a las condiciones climáticas”.
  • “Proponemos la equiparación de la formación en conservatorios y escuelas de arte con la titulación de bachillerato y títulos superiores como tecnologías, licenciaturas y posgrados”.
  • “Iniciaremos un programa de entrenamiento e impulso en temas tecnológicos y de programación para mujeres de todas las edades”.
  • “Eliminaremos impuestos y la excesiva regulación y trámites para la realización de eventos culturales y artísticos como conciertos y espectáculos públicos, adquisición de derechos de autor, de propiedad industrial y derechos conexos”.
  • “Incentivaremos la inversión privada a través del Sistema Nacional de Impulso Creativo (SINIC) mediante el cual brindaremos incentivos tributarios a empresas nacionales y extranjeras que financien proyectos culturales e investigación en ciencia y tecnología para emigrar del extractivismo a una economía con riqueza cultural y creatividad”.

Análisis de la propuesta

El candidato Guillermo Lasso propone como arista principal para el ámbito cultural implementar la “Economía Naranja” que según la página Economipedia, se refiere al conjunto de actividades que consisten en la transformación de ideas en bienes y servicios de carácter cultural.

Además, busca fomentar la cultura y la creatividad, lo que se persigue es profesionalizar un sector que, históricamente, nunca ha estado profesionalizado.

Por lo tanto, las actividades a desarrollar de la “Economía Naranja” son: Economía cultural; Industrias creativas; Soporte a la creatividad; Productos, servicios o desarrollos que se encuentren relacionados con el mundo de la cultura.

Ivette Celi, afirma que la propuesta del candidato de CREO «es un ‘refrito’ de lo que ya existe en la Ley de Cultura».

El profesor de la Maestría de Gestión Cultural y Políticas Culturales de la Universidad Andina, Jaron Rowan, comenta en una entrevista que el método naranja “nace en un contexto neoliberal de supresión del Estado como garante de acceso a la cultura y crítica constante del papel del Estado”.

“Si bien es atractiva y sobre el discurso funciona, cada vez que la hemos analizado un poco a detalle, nos damos cuenta de que genera mucha desigualdad y precariedad laboral, y como política pública, condena a las personas”, precisa Rowan.

Finalmente, los objetivos de Lasso para el sector cultural son: establecer mejores condiciones para generar empleo digno en el sector cultural; apoyar la materialización de nuevas ideas creativas y productos innovadores; y fortalecer las prácticas del patrimonio cultural y la transmisión de conocimientos tradicionales.

Ivanova Nieto recomienda al gobierno que «se sienten a escuchar las necesidades o mediante investigaciones determinen la realidad de la cultura ecuatoriana. Que tengan la capacidad de aceptar las cosas sin importar si están alineadas o no a su ideología».

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

Dejar respuesta

Por favor ingresa su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad-

LO ÚLTIMO