https://www.google.com/url?sa=i&url=https%3A%2F%2Fwww.elnorte.ec%2Fhoy-20-anos-del-feriado-bancario-en-ecuador%2F&psig=AOvVaw1cF90rGIfY10jzx20QDCql&ust=1601043387075000&source=images&cd=vfe&ved=0CAIQjRxqFwoTCPjU1sH9gewCFQAAAAAdAAAAABAD
César Tranquilli

Ley General de las Instituciones Financieras 1994

Lo del Feriado Bancario nace desde la liberalización de los mercados financieros en 1992, cuando Dahik era vicepresidente. Después vino la Ley General de Instituciones Financieras en 1994.

Lasso, en ese entonces, era vocal de la junta bancaria. En 1994 los bancos privados, procedieron a otorgar créditos vinculados. Esta ley permitía a los banqueros realizar inversiones a sus propias empresas prácticamente sin garantías; era principalmente a sus propios accionistas y administradores bancarios, a quienes se extendían los créditos.

Estos préstamos que provenían sin respaldo en el ahorro real

Crean distorsiones en la inversión, recesión económica, incluso desempleo. La condición sine qua non para producir bienes de capital es el ahorro; esta expansión artificial, sin base en el ahorro real o voluntario, genera un proceso de descoordinación intertemporal.

Se toma dinero, que por sí no es del banquero, sino del depositante en su totalidad (lo cuál es un dolo); genera un crecimiento de la masa monetaria, siendo un dinero fiduciario (basado en una promesa de devolución); distorsión que el sistema bancario envía cómo mensaje directo a los inversores, que ven cómo obtienen créditos laxos, con una tasa atractiva.

Así los empresarios se lanzan a invertir en las etapas más alejadas del consumo, ya que empiezan a valorar menos los bienes presentes; porque ellos, por criterios de evaluación, observarán que los precios de mercado, tanto de los bienes de consumo como los bienes de capital, tenderán a incrementarse conforme sea su discurrir en tiempo y espacio, en las etapas más alejadas del consumo; emprendiendo el proceso de inversión, en la que el empresario determina a futuro la consecución de un fin; que constituye la evaluada etapa final del proceso (ley de preferencia temporal).

La tasa de interés reducida, porque es parte de la oferta bancaria, para que los inversores acepten esos créditos (créditos que los inversores no saben si vienen o no de un aumento del ahorro real), ejecuten de manera taxativa su inversión, porque consideraran que muchos bienes de capital, que hasta entonces no eran rentables, comenzarán a serlo debido a la reducción del tipo de interés.

Los bienes de capital aumentaran en valor

Mas sin embargo, al reducirse el tipo de interés, esos proyectos en la parte más alejada del consumo comienzan a tener un valor de mercado más elevado, que pueden incluso llegar a ser superior al coste de producción.

Esto va generando una reducción en la tasa de beneficios y una burbuja financiera, el retorno real esperado no llega a ser el que determinaron en su proyecto de evaluación financiera, incurriendo en menores réditos por la inversión.

Al no tener ese retorno estimado con antelación, los inversores, reducen gastos y/o recortan personal. Al reducir gastos, se contrae la demanda agregada y al reducir personal; obviamente se incurre en un proceso de desempleo. Por eso y por otros factores micros económicos, es que la expansión de créditos de los bancos sin respaldo en el ahorro real (básicamente de las unidades familiares), produce recesión, desempleo e incluso inflación.

Participación de Guillermo Lasso en el Feriado Bancario

A través de la expansión de crédito bancario y per se de la oferta monetaria, en 1995 se produce el primer Salvataje del Banco Central del Ecuador al entonces Banco Continental; después volvío, en 1996, el Central a concederle un crédito subordinado al Banco Continental. En ese tema, Guillermo Lasso Mendoza tuvo participación en ese proceso del Banco Central con el Continental, ya que era parte de la Junta Bancaria, como vocal.

De ahí cuándo Presidía el Banco de Guayaquil, realizaría la compra de los denominados Certificados Reprogramados de Depósitos (CDR) a un porcentaje menor del nominal, para su posterior venta a la Corporación Financiera Nacional, ya a valor real.

Compraba entre el 40% y el 60% del real y los vendía al 100%, siendo el Banco de Guayaquil uno de los que más CDR adquirió en aquél entonces.

Expansión Crediticia de la Banca Ecuatoriana, sin respaldo en el Ahorro Real

Hemos denotado que la expansión crediticia sin respaldo en el ahorro real, crea una profunda contracción y graves desequilibrios que se generan al interior de la Economía.

Esto es peor que el haber adquirido los denominados CDR entre el 40 al 60% de su valor y vendido a valor real; gran ingreso para Guillermo Lasso y lo otro también altamente lesivo. La expansión de créditos vinculados en ese entonces, así mismo sin respaldo en el ahorro voluntario o real y los créditos actuales con reserva fraccionaria; igualmente en la actualidad se generan sin respaldo en el ahorro voluntario.

Cabría indicar de manera preponderante, que se puede concebir una sociedad, en la que no existiera un mercado de créditos, seguiría formándose una tasa de interés, que puede ser por cooperativismo, que se determinaría por la relación, a la que se intercambian bienes presentes por bienes futuros, al interior de las estampas de la estructura productiva y que se encuentre sustentada en el ahorro real.

Lee más artículos de opinión aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *