Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Abad acusa a Noboa de pactar con la RC para que regrese Rafael Correa

Quito, 28 nov (La Calle).- La vicepresidenta, Verónica Abad, admitió que la alianza entre el movimiento Acción Democrática Nacional (ADN) y la Revolución Ciudadana (RC) sería la causa de su distanciamiento con el presidente Daniel Noboa, reportó la periodista Johanna Cañizares.

”Señor presidente pido una vez más que se siente conmigo y conversemos como dos políticos responsables, puede que no esté de acuerdo con quienes buscan la impunidad y la injusticia y que nunca me sentaría a negociar con ellos, pero si usted ha decidido acordar con ellos sepa que ejerceré mi libertad de elegir obedecer”, dijo Abad en rueda de prensa.

Finalmente salieron a la luz los conflictos internos del nuevo gabinete presidencial. La funcionaria aseveró que la alianza entre ambas fuerzas políticas tienen como objetivo traer al expresidente Rafael Correa.

Además, cuestionó que la bancada de la RC tenga la mayoría de mesas parlamentarias. Para ella fue como ”poner en bandeja de plata” algo que no habían acordado para la inscripción de su candidatura.

La respuesta de Correa

El exmandatario desmintió estas declaraciones y resaltó la importancia que le dan a la consigna de que no puede regresar al Ecuador. Aseguró que los casos en su contra son una ”cantinflada”.

”¿En qué lugar del mundo se ha visto esto? By the way: corrupción es no pagar impuestos y describirse como empresaria exitosa”, dijo en X.

Divorcio político

Este 28 de noviembre, la vicepresidenta Verónica Abad realizó una rueda de prensa donde brindó detalles sobre su “divorcio político” con el presidente Daniel Noboa. Explicó su versión del origen del distanciamiento y sus ausencias en el festejo en Olón el 15 de octubre, en el almuerzo en Carondelet y la foto oficial del gabinete.

Abad mencionó que ella y sus compañeros de trabajo han recibido bloqueos por parte del equipo del primer mandatario. Manifestó que antes, durante y después de la campaña electoral “tuvo que luchar en dos frentes” y vivió una “campaña sucia desde la interna de Acción Democrática Nacional (ADN)”, el partido de gobierno.

“El presidente me quiere lejos”, fue una de las declaraciones más fuertes y en la que confirmó que trabajará como ‘colaboradora de paz’ en el conflicto Israel-Hamás y , función encomendada por el jefe de Estado, so pretexto de limitar su operación política, claramente identificada a la extrema derecha.